10.5.98

Si todos los chinos saltaran (CHINA)

Beijing - China, 08/05/98

El regateo hace que uno se convierta en un "turista depredador", peleando para bajar 10 centavos de dólar, por algo que realmente a uno ni siquiera le interesaba.

Beijing tiene 13 millones de personas y 5 millones de bicicletas, que se estacionan una apoyada contra la otra, sin cadena ni nada. La calle principal tiene 50 kilómetros de largo.

En la Muralla China (6.400 Km. de largo al noroeste de Beijing, construida desde el año 470 al 1600 - es la única obra del hombre que se ve desde el espacio) el grupo se dedicó a llamar la atención, pues entonamos los cánticos de los tradicionales equipos de fútbol, frente a la mirada atónita de los chinos y demás turistas que piden para sacarse fotos con nosotros como si fuéramos la atracción del día.

Es caro hablar por teléfono: 3 dólares el minuto, pero el acceso a Internet era barato: con 10 "juanes" (10 yuan = 1,50 dólares) se accede por más de 1 hora y media.

Cerramos las visitas con una Fábrica de Perlas, el Palacio de Verano del Emperador y la visita al Mercado de Seda, donde disfruté el acceso a un baño público: una habitación de 1 metro cuadrado donde mientras uno orinaba frente a la pared, el otro en cuclillas defecaba en un pozo, y era salpicado por el primero en un mar de moscas!

Una anécdota interesante, fue en un almuerzo, donde no comimos sopa (agua con apenas un toque marrón y verde de algunas verduras). La moza al retirar los platos notó que no habíamos probado la sopa, y nos hablaba en chino pero claramente estaba preguntando si la sopa no nos había gustado. Le dijimos que estaba bien, pero que no queríamos tomar sopa, y se puso muy angustiada, llamó a su supervisora y nos insistían con que tomáramos sopa. Cuando largó el llanto decidimos llamar a la guía para que tradujera y le explicara que no era un tema de mal servicio. Por lo visto, ellos lo tomaron como una queja.

En general las comidas son muy picantes, muchas de ellas agridulces, que se soportan bien acompañándolas con arroz (sustituto del pan). No siempre es fácil conseguir tenedores, ya que hay pocos lugares de comida occidental y usan siempre los palillos.

Xian - China, 10/05/98

Volamos a Xian, que es una ciudad bastante grande, que está rodeada por una muralla de 14 Km. de largo (al estilo ciudadela). Sus 12 metros de altura y un foso limitaban Xian, que ahora se ha extendido más allá de sus paredes de piedra.

Visitamos la Gran Pagoda de la Oca Menor, que es un edificio construido para que un chino viajero tradujera los libros sobre el budismo para el emperador. Se le denomina así por la semejanza con un tempo de igual nombre con forma de pato en la India. La anécdota budista dice que: Unos monjes hambrientos renegaron de la existencia de Buda, pero unas ocas aparecieron y dijeron que se matarían para alimentarles ante lo cual los monjes se rehusaron comerse a las generosas ocas, y las enterraron construyendo un tempo en su honor.

Visitamos también el famoso ejercito de Terracota que recuerdo de niño haber visto en un documental, y quedar fascinado (el tiempo y las vueltas de la vida me llevaron a darme el gusto de conocerlo). Se trata de la réplica de 6.000 soldados del autoproclamado primer emperador de China, de la Dinastía Qin, (Qin Shi Huangdi) en 210-209 AC. Se calcula que murieron unos 70.000 obreros y artistas para ocultar la existencia de la tumba del emperador (una fosa tapada con tierra para que parezca montaña).

Es interesante ver como por la mañana cientos de personas hacen Tai Chi en los parques.

Guillín - China, 10/05/98

Guillín es una ciudad campesina con muchas personas de minorías étnicas, con tradiciones conservadoras entre los adultos y ancianos.

Solo algunos jóvenes conservan costumbres como pisar el pié o tirar de la oreja para declararse enamorado, trabajar 3 años para la futura novia y que ella resuelva si se casa o no, hacer zapatos de tela para toda la familia de su futuro esposo, etc.

En el crucero sobre el río Li Jiang se aprecian paisajes hermosos. Es un lugar con montañas de piedra de formas extrañas y con una extensa cultura de imaginación para interpretar esas formas. Grutas de Flauta de Caña con estalactitas y estalagmitas de una dimensión increíble.

Una anécdota inolvidable es ver el idioma que utilizamos para comunicarnos. Un compañero de viaje intentando hablar inglés, pregunta a un comerciante "How much el nidou?". No solo reflejando las dificultades idiomáticas, sino el ánimo generalizado de comprar todo lo que se nos ponga adelante.


Escuche este artículo, haciendo play aquí:


No hay comentarios.: