7.6.98

Los verdaderos Indios (INDIA)

Varanasi - India, 06/06/98

Salir de Nepal no es fácil, el vuelo de 40 minutos suele sobre venderse, y un grupo como el nuestro de más de 100 personas les complica la planificación, así que el primer grupo de viajeros tuvo que discutir mucho para que nadie quede sin volar (aplaudieron en el aeropuerto, bloquearon los accesos al check-in y armaron mucho ruido). Nosotros llegamos con todo resuelto, pero el viaje igual es pesado.

El vuelo tampoco es sencillo. Por el calor debe carretear mucho para despegar, y además hace una escala donde bajan algunos y sube más gente. En el avión no hay aire acondicionado, te morís de calor, pero es algo bueno, pues afuera al bajar hay más de 45 grados de temperatura (el cambio de temperatura sería mortal).

Al llegar al aeropuerto de Varanasi, nos metieron en una pieza pequeña, con dos ventiladores de techo que movían un poco el aire caluroso, y nos decían que teníamos "sobre equipaje" y nos cobraron una tasa (coima) para poder ingresar al país. Con ese calor, era imposible discutir.

Varanasi, la ciudad sagrada, es el centro espiritual de los indios (los de la India, y no los aborígenes americanos con plumas de colores y taparrabo que nos enseñaron en la escuela). Las vacas tienen vía libre en las calles como Madanpur Road, todo se detiene pues nadie se anima siquiera a ahuyentarlas. En realidad había sacrificios de vacas hasta el siglo IV, cuando los Brahmanes se convirtieron en vegetarianos (quizás para mejorar su imagen frente a la competencia Budista).

Lo que más aspira un hindú es bañarse en las aguas sagradas del Ganges (la ciudad nunca duerme, pues hay ceremonias toda la noche), y el espectáculo de ir a ver el amanecer al río es muy recomendable, es algo único, irrepetible. Un gran río ancho donde uno ve placer en las caras de los indios que se bañan y cantan felices. Obviamente en este río, quien puede pagarlo, cremará a sus muertos con maderas de sándalo (Dasasvamedha Ghat, Manikarnika Ghat, Man Mandir Ghat o Lalita Ghat) , o al menos traerá sus cenizas para tirarlas aquí.

Tanto budistas, hinduístas y sijs plantean la cremación. Al moribundo se le dan dos gotas de agua del Ganges. Se creman todos los muertos salvo los niños menores de 8 años, los leprosos, y los que murieron en accidentes.

Los varones de la familia del muerto se rapan totalmente. Para los indios, Cristo es la reencarnación de uno de sus dioses. La esvástica que encontramos en muchos edificios, es un símbolo chino que significa progreso.

Pueden ver fotos y más comentarios en la web de Bernard Cloutier a quien no conozco pero tiene muy buenos relatos.

Agra - India, 07/06/98

Esta ciudad de monumentos se caracteriza como la "ciudad del amor" por tener el Taj Mahal (Taj significa corona, y Mahal es palacio), que sin embargo es una hermosa tumba de mármol que Shah Jehan construyó para su esposa Mumtaz, con el trabajo de 20.000 personas y que llevó 22 años (desde 1631). Nunca llegó a ver su obra terminada, pues murió antes. Además estuvo preso por su hijo en sus últimos años de vida, y miraba la construcción del templo desde el fuerte de Agra. Nosotros lo veíamos desde la habitación del Hotel Taj View en el que nos alojamos.

Los cuatro minaretes (torres) están inclinados hacia afuera por miedo a que en un derrumbe destruyeran en Taj Mahal. Está construido sobre 80 pozos de madera para evitar los movimientos sísmicos. Además como medida de protección ante futuras obras que traten de opacar el templo, se construyeron grandes jardines, y templos complementarios para demarcar la zona, y del otro lado del río, no se puede construir por las características del terreno. Una visión perfecta de futuro.

Es realmente increíble el trabajo que tiene con miles de piedras preciosas incrustadas en mármol representando flores y salmos del Corán. Un guía local se te ofrece por unas monedas para con una linterna mostrarte las piedras traslucidas y te dice los nombres de las joyas. A mitad del recorrido otro te muestra las tumbas (la de la reina en el centro, y la del rey que es la única cosa asimétrica del lugar) y te pide dinero. Luego sigue el primer guía contigo y al finalizar te vuelve a pedir dinero (uno piensa que la propina de las tumbas es para ambos), igual son unas pocas monedas.

En estos países todo sirve para pedir una propina (tip), incluso para cruzar la calle hay alguien que se anima a pararse frente al tráfico (camiones, ómnibus, vacas, elefantes, camellos, burros) y luego te pide dinero. A ese trabajo nosotros lo bautizamos "cruzador", una profesión con mucho riesgo.


Escuche este artículo, haciendo play aquí:


No hay comentarios.: