26.5.98

Reino Libre o del Vicio (THAILANDIA)

Phuket - Thailandia, 22/05/98

El 17 de mayo llegamos al reino de Thai, que significa "libre", y empezamos por un lugar paradisíaco: "las primeras vacaciones del viaje", pues nos tiramos en las arenas de las playas de Phuket ("la perla del sur") a disfrutar del sol (entre 35 y 37 grados de temperatura), y de las hermosas piscinas del hotel.

Phuket tiene solo 539 m2, son 39 islas con 175.000 habitantes, y su nombre significa "montaña". El lugar esta lleno de palmeras, los monos amaestrados son los que cosechan sus cocos y hacen de Thailandia uno de los mayores exportadores de coco. Además es uno de los principales ingredientes de sus comidas, sus bebidas y sus artesanías. Como en el resto de Asia la comida no tiene sal pero es muy picante y mucha se prepara en la calle.

El lugar hermoso: buenas playas, mucho calor, barato, rica comida (al menos la del hotel y la de los restoranes cercanos). Los europeos lo usan para tomarse unas vacaciones con "novia incluida", y se los ve paseando de la mano o abrazados de alguna nativa que por unos poquísimos dólares se convierte en su amante por una semana.

Por otros pocos dólares uno consigue un taxista (en realidad son pequeñas camionetas que apretados entramos como 8 personas) que lo lleve a una playa, lo espere todo el día, y lo traiga de regreso. Es increíble sentir los sonidos de los insectos cuando cae el sol en alguna playa, como Surin Beach. Maravilloso espectáculo de la naturaleza.

Bangkok - Thailandia, 25/05/98

Un nuevo hotel de lujo, el Pathumwan Princess, donde el Grupo de Viaje es el peor pasajero que pueden tener: no dejan propina, se comen todo en el desayuno, no usan lavandería y cuelgan la ropa por las ventanas o en los baños, no consumen del frigo bar pero lo usan para enfrían lo que compran en el supermercado, etc. Tomando una cerveza en el lobby no me di cuenta con que billete había pagado y terminé dejando una propina de como 5 veces el valor de lo consumido, que de todas maneras eran muy pocos pesos, pero que me dio una imagen con la moza de gran jeque árabe.

Un país “corcho”, como dijo Miguel (un amigo viajero), supo mantenerse a flote sin ser colonizado. Claro está que la colonización no fue muy necesaria, pues la monarquía se llevaba muy bien con todas las potencias coloniales. Los reyes de la dinastía Rama demostraron ser muy inteligentes (al menos en comparación con el vecino Indonesia). El responsable de la apertura a occidente Rama V, mandó estudiar a cada uno de sus hijos a una metrópoli distinta en Europa. Además a pesar de dictaduras, siguen en una monarquía muy respetada como elemento unificador. De la sucesión de dictaduras o golpes de estado quedan algunos recuerdos, un banco militar y el aniversario de una masacre de estudiantes el 18 de mayo de 1992 (la mas reciente).

Al momento de nuestra visita estaban en construcción tres líneas de metro (subterráneo y aéreo).

En su mayoría son budistas, pero aceptan todas las religiones. Ya tenemos una amplia experiencia en budas de todo tipo, forma, color, material y tamaño. Al lado de las pagodas, hay escuelas de novicios , aquí es común que los niños y jóvenes pasen al menos tres meses de su vida como novicios. La religión fue usada como elemento de dominación por los reyes, pero los monjes solo están para rezar, no hay un poder temporal ni una jerarquía como en Roma. Vimos budismo en Japón, en China, aquí y nos faltan India y Nepal (desde el buda gordo en Japón, la imagen se va poniéndose más flaca en estos países). Aquí el budismo es hinduista, y por lo tanto la imagen de Buda es aún más flaca y sin tanto lujo, más reflexiva y menos terrenal que en China.

Todas las calles están llenas de gente, hay muchos comercios y ferias por todos lados donde venden de todo (hay un mercado nocturno que vale la pena visitar). En casi todas las calles hay puestos de comida con un olor bastante desagradable, los tailandeses comen en la calle, no sabemos cómo hacen para aguantar todo lo que le ponen a las comidas, disfrutan unas sopas bastante asquerosas a pesar del calor insoportable que hace.

Los tailandeses son muy amables, aunque a veces se quieren pasar con los precios a los turistas como en todos lados (más tarde nos daríamos cuenta que nada se compara al mal humor de los griegos, o a la insistencia de los egipcios).

Thailandia se vende al mundo como "país de las 1.000 sonrisas", y para ser sincero se compra (principalmente en Europa) como "país de prostitución infantil". En realidad son gente alegre, generosa y dispuesta a atender al visitante en Thai con un "sawadikráb" (hola), y "cobkun" (gracias).

Cenamos y vimos un show típico (Baan Thai) en el que se destacan los impresionantes movimientos lentos y calculadísimos de las mujeres con uñas largas.

Al llegar a la capital los propios guías nos ofrecieron el típico paquete turístico: porno show y masaje (ambos para todo el grupo, hombres y mujeres). El show al que fue casi todo el grupo, tenía como protagonistas varias mujeres (nada bonitas y nada jóvenes) que al mejor estilo circo lanzaban dardos, fumaban, sacaban bolitas u hojas de afeitar, todo desde sus vaginas. Para nada erótico, más bien patético, y para el final (o inicio, pues el show es cíclico permanente toda la noche), una pareja "flexible" teniendo sexo "en vivo" en mil posiciones sobre el escenario.

Comentarios de la gente: "te saca las ganas de hacer el amor", "yo no me meto ahí", "cuando llega a la casa, que hace?", "viste la cara de dolor de la mujer", "la mejor violencia vista hasta ahora".

El masaje: 10 puntos, masaje en serio y medicinal, nada sexual (también se puede comprar de ese otro). Son 2 horas que parecen 15 minutos. Hubo gente que se durmió durante el masaje.

A la noche: "mercado nocturno", y compra infaltable de pantalón largo para entrar al "Templo Imperial" al que no dejan acceder de shorts ni bermudas. Obviamente hay que entrar descalzo.

En el mercado flotante (Damnoen Saduak) no solo los puestos de comida, artesanía o ropa son barcos, sino que el banco también es un bote, que pasa semanalmente.

Cosas típicas: Los "tuc tuc" que son taxis en los que se acuerda el precio por adelantado, y transportan un montón de gente (amontonada) con el motor de una "vespa" tipo triciclo.

Culto a la muerte: casi toda la gente se hace cremar, y sus cenizas van 70% al mar, y el 30% restante queda en la casa familiar. Los hogares tienen pequeñas casitas que son para los espíritus de la casa. En los lugares mas selváticos, generalmente tienen dos casas. En una viven, y la otra (muy coloridas y decoradas) es para los espíritus. De esa manera se aseguran que no se metan en sus casas a complicarles la vida.

Templo con Buda de Oro: 5.500 Kg. de Oro 14. Siglo XIV
Templo de Buda Reclinado: el buda recostado es de ladrillo pintado con chapas de oro. Tiene 29 metros de largo y 15 de altura.
Templo de Buda de Mármol: en realidad el templo es todo en mármol.

Rio Kwai - Thailandia, 26/05/98

En Nakhorn Pathom visitamos un museo de la 2º guerra donde aparece una bandera uruguaya, en un panel de 77 banderas, pero la dibujaron (como hemos visto en varios países) similar a la griega, es decir con cinco franjas azules.

Medio tonto, pero es como una traición, cruzar el "El puente sobre el río Kwai" en Kanchanaburi, silbando la canción de la famosa película de 1957 premiada con varios premios Oscar. Los tailandeses ayudaron a los japoneses en la segunda guerra, y luego a los yanquis en Vietnam.

Estamos en el año 2.541 del calendario budista. Pintan todo muy llamativo: Rojo para el cielo y dorado para las estrellas. Hacen música con tambores, xilofones, platillos y algo muy típico como las cañas que golpean, mientras bailan saltando entre ellas.

El hotel Pavillion muy bonito y grande, en medio de la naturaleza, al igual que en Phuket que en lugar de ser un gran edificio era algo simple pero hermoso. En la noche el grupo ocupó toda la discoteca del hotel. Estaban alojados unos Marines norteamericanos que bailaron con las chicas del grupo.

Algunos optaron por quedarse un día más y hacer rafting en el río.

Al regreso de Río Kwai estuvimos en el Parque de las Rosas (Nakhon Pathom), y nos tomamos fotos con los elefantes que hacían un show de fuerza y destrezas. El Thai Village Cultural Show incluía además Thai Box, lucha de espadas, danza de Bambú y de uñas largas.

Thailandia el paraíso de los jardineros. Todo crece fácil y exuberante, miles de flores por todos lados (también asociado a las ofrendas en los templos y como símbolo de bienvenida). Las flores son símbolos culturales y nacionales. La flor típica de Tailandia es la orquídea.


Escuche este artículo, haciendo play aquí:


No hay comentarios.: