11.8.98

Berlín sin muro (ALEMANIA)

Berlín - Alemania, 09/08/98

La ruta desde los nórdicos hasta Berlín es larga, lo que nos obligó a pasar una noche en un pueblo alemán que encontramos en el camino. Tuvimos suerte (después de 6 horas buscando algún lugar bueno y barato) terminamos en el Hotel Bur Mueber Bucht (1 ruta 192 Schwerin). Unas hermosas cabañas que estrenamos, gracias a la amabilidad de varios alemanes que al consultarles se desviaban para guiarnos, e inclusive llegaron a bajarse ellos mismos a preguntar por nosotros.

Al otro día llegamos a Berlín y nos instalamos en el Hostal St. Michaels Heim (Bismarkalle 23), un hermoso edificio antiguo donde la pasamos de maravillas. Hay que estar preparado para caminar mucho, pues andar en la camioneta no es práctico, y las distancias son enormes.

La "Avenida de los Tilos" es la mas larga del mundo, y la recorrimos desde la famosa Puerta de Brandemburgo (Plaza de Paris), luego de haber estado en el otro lado de la ciudad visitando el Monumento a los Caídos con caracteres rusos aún presentes.

De ambos lados de la ciudad (antes dividida por el muro) se encuentran interesantes lugares, como El Museo de Historia Nacional (con un buen relato de la historia reciente de las dos alemanias y el proceso de reconstrucción), la Catedral de San Nicolás (con un impresionante órgano de tubos) y un monumento a Marx y Engel (frente al ayuntamiento). También hay una iglesia (Kaiser Wilhelm) que es impresionante como se mantuvo en pie a pesar de los bombardeos.

Dresden - Alemania, 11/08/98

Al salir de Berlín pasamos por la cercana ciudad de Postdam (antigua capital del imperio prusiano) donde Stalin, Churchill y Truman se reunieron para resolver el destino de Alemania tras el fin de la guerra en 1945. Visitamos la Universidad, el Palacio Nuevo (1769), el Palacio Naranja (1851), el Sanssoucci (1745) con sus escalinatas y jardines, y la Casa del Té Chino.

Sanssouci era el lugar de residencia de verano de Federico "el grande". Años más tarde, según cuentan las biografías el mismísimo Napoleón no podía creer que estaba durmiendo en la misma cama y siendo despertado por el mismo despertador que años atrás, había sido posesión de Federico II de Prusia.

Más adelante nos detuvimos en la ciudad de Dresden, donde lo más impactante es el mural Fürstenzug que representa la procesión de los duques. El mural consiste en 24.000 azulejos de porcelana pintados, que ocupan cien metros de largo.


Escuche este artículo, haciendo play aquí:


2 comentarios:

Mario dijo...

Soy un amante de los viajes y me fascinaria algun dia poder recorrer el mundo. Quisiera cuando termine la facultad poder hacer un viaje de por lo menos un año. A pesar de que por el momento no puedo hacerlo, me tome unos dias de vacaciones y me fui a los Hostels San Rafael mendoza a descansar un poco

Gabriel Budiño dijo...

No borro el mensaje de Mario, pues si bien tiene pinta de ser publicidad, es ingeniosa la forma de hacerlo.