20.10.98

Ley de Murphy

El Viaje de Ciencias Económicas es un viaje largo y multitudinario, así que las cosas no siempre suceden como uno quisiera, lo que dio lugar a varias leyes anexas a la famosa Ley de Murphy: "Si algo puede ir mal, irá mal".

Muchas veces nos pasa que luego que suceden los hechos, o después que vivimos las anécdotas, nos queda la sensación de habernos perdido una foto increíble, así que formulamos la Ley de La Foto: "No dejes para mañana la foto que puedes sacar hoy".

Como el pasto siempre crece más verde del lado del vecino, creamos el Teorema de Unicidad: "La probabilidad que un lugar esté hermoso es inversamente proporcional a la cantidad de gente que lo pueda haber visitado". A lo que se le suma el Corolario de A. Jenos: "El viaje perfecto lo hace uno mismo, aunque en nuestro interior sabemos que siempre el compañero de asiento lo vivió mejor".

La vida de las compras en el lejano oriente nos llevó a un par de leyes interesantes. La Ley de Mc Agaron: "Siempre lo podría haber pagado un poco menos" y la Ley de Lejano: "Mi compañero ocasional de asiento seguramente lo compró por menos".

El día a día tampoco es una cosa sencilla, así que por ahí aparece el Axioma de Oriente: "El aire acondicionado funcionará peor cuanto más calor hay", y las Bases del Teorema Matinal: "El desayuno es el más completo, el día que no puedo comer nada. La calidad del desayuno es directamente proporcional a la liquidez intestinal".

La Ley de la Nube, nunca falla: "Seguramente lloverá el día que no ponga la campera de lluvia en el bolso de mano".

En Estados Unidos funciona la Ley del Chicano: "Cuanto más difícil es comunicarse en inglés, mayor probabilidad de que el interlocutor hable perfectamente español".

Los pesimistas en el grupo nunca faltan, así que crean su propia versión del Principio de lo Devengado: "Todo problema puede adelantarse", o "Ante cualquier buena noticia se debe esperar a que se verifique, suceda y se confirme... mientras que las malas noticias se reconocen ante la mínima probabilidad de que sucedan".

Los guías nos dan sus propias leyes y teoremas: Ley de Sony (guía de HongKong): "Los guías están para ayudarte", el Corolario de Krishna (guía de Nepal): "En mi negocio todo es mucho más barato y bueno", un segundo Corolario de Gonzo (guía de China): "Puede ser que sea así, pero no puedo hablar sobre ello", y un Corolario final de Alí (Egipto): "Mi bote es más caro, pero tiene seguro de vida". A lo que se le suma el Principio Fundamental del Guía: "El programa es incambiable".

Para terminar algunas versiones propias del mundo asiático. La Ley Maoista: "Toda carne que no sea asimilable a la de vaca, es pato", junto al Corolario del Gato: "Y si es pato, es rico".

Algunos igual no le hacen asco a nada, así que finalizamos con el Corolario del Turco Abad: "Ojos que no ven, diarrea que no se siente".


Escuche este artículo, haciendo play aquí:


1 comentario:

Estar latiendo dijo...

Que lindo tu viaje... Voy a leerte con detenimiento y despues te cuento...
Besos de este rio ancho como el mar....

Juli

pd: gracias por escribirme....